Gestión Médica en Tiempos de Crisis

Articulos Gerencia Medica Crisis

Una empresa puede entrar en una situación de crisis por diferentes motivos.

Pueden ser singulares (desde la baja del empresario fundador, o la marcha de un directivo, por falta de competitividad o gestión, o por un siniestro), sectoriales (cuando un sector completo se ve afectado por un cambio tecnológico, legislativo o hábito social, como fue el caso de los videoclubs con la aparición de plataformas digitales, o de los fabricantes de discos de vinilo con la aparición del CD), o generales de mayor o menor ámbito, como una catástrofe natural (pandemia, terremoto, tsunami, incendios) o de origen humano (ataque terrorista, revolución o guerra).

Todas las organizaciones deberían tener trazado un plan de contingencia, pero muchas veces no es así, o bien los planes no contemplan todos los casos a resolver. Las crisis se dan cuando se produce una circunstancia inesperada, con efectos muy negativos en relación a la posible continuidad del negocio, y en un entorno de alta incertidumbre.
 

La Salud es un Negocio, con los problemas de las demás Empresas.

La misma crisis (como ocurre con los virus) afectarán a cada empresa de una forma diferente, en función de la “salud” que presenta esa organización y muchos otros factores (sector, tamaño, grado de evolución, ubicación). Si la empresa arrastra pérdidas continuadas, déficit financiero y dispone de un equipo y una organización poco eficiente, tendrá muchas más dificultades para sobrevivir que aquella que está normalmente saneada.

Una de las claves de la gestión de las crisis, es valorar adecuadamente (con información y análisis objetivos) la viabilidad real del negocio. Un negocio viable, aunque haya presentado pérdidas, esté afectado por una gran crisis, y tenga serios problemas de financiación, es recuperable, aunque el proceso de normalización suele requerir actuaciones de “cirugía” y largas sesiones de “fisioterapia”. Si el negocio no es viable, diseñaremos una estrategia diferente, encaminada a su resolución a través de un proceso concursal, el cual conviene abordar con anticipación y conocimiento de sus implicaciones, para reducir las consecuencias negativas que pueda acarrear a los administradores y demás partes interesadas.
 

La gestión de crisis se basa en un proceso riguroso, que requiere inicialmente un importante esfuerzo de reflexión y mentalización.

Es preciso sentar los principios (valores) de actuación, cuidando la comunicación y las decisiones a tomar y generando un equipo de gestión de crisis, para implantar el BCP – Business Continuity Plan, popularmente conocido como “plan de choque”, cuyo objetivo es mantener la continuidad de la empresa mientras se realiza un análisis realista de la situación, se toman las decisiones clave, para preparar.

  • Plan de Viabilidad – que guiará la estrategia, objetivos y hoja de ruta a seguir en el proceso.
  • Inviable – Solicitud de concurso de acreedores.

Las guías en este proceso son importantes, y de las veinticinco reglas que hemos detectado, destacamos la importancia de conjugar los factores emocionales (motivación, negociación, convencimiento) con los racionales (utilización del método científico para obtener conclusiones, detectar los indicadores engañosos, utilizar información objetiva y cualificada), para generar un plan realista y alcanzable, y seguidamente buscar el apoyo y consenso de todas las partes implicadas: socios, trabajadores, proveedores, entidades financieras, clientes y sociedad en general.

Es el momento de buscar fuentes de financiación alternativas e imaginativas, de revisar y rediseñar nuestra propuesta de valor, y generar esquemas organizativos ágiles y participativos, delegando tareas e implicando en responsabilidades a los miembros del equipo.

No es un proceso fácil, las situaciones de crisis generan estrés, ambiente de alta presión, por ello el disponer de una metodología y una hoja de ruta clara, nos permitirá anticiparnos y estar preparados para las situaciones que se van a producir.

La buena noticia es que, en numerosas ocasiones, las situaciones de crisis sirven como revulsivo para reorganizar la empresa en todos sus ámbitos, y crear una organización eficiente, con trabajo de calidad, y preparada para ser competitiva en un escenario que, será cambiante e incierto.

Roberto Alonso

Consigue tu
“diagnóstico”
sin compromiso:

Estamos tan seguros de las ventajas que tendríais confiando en gerencia médica tu estrategia y el método de trabajo, que te ofrecemos un análisis de alto valor sin compromiso ni coste en el que te daremos las claves para mejorar tu negocio. Contacta ahora:

llamarLlámanos 981 10 11 82

whatsappWhatsApp 621 22 64 18